sábado, 8 de julio de 2017

CEMENTERIO DE LIBROS

"Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados"

Así empezaba La sombra del viento, el libro de Zafón que se convirtió en uno de los libros en español más traducidos de todos los tiempos. En este mágico lugar, escondido en una oscura calle de Barcelona (hice la ruta en 2007 y la guía nos llevó a una puerta donde podría estar la ubicación de ese cementerio) se encuentran recogidos todos aquellos libros que han sido extraviados u olvidados por sus dueños a lo largo de la historia de la humanidad. Allí están, a la espera de que alguien que los lea, los disfrute y los rescate de su olvido.

Esta mañana, hablando con mi amiga escritora, María José Moreno, ha dicho que Amazon se parece cada vez más a un cementerio de libros. Lo más triste es que tengo que darle la razón. Yo misma tengo unos cuantos cadáveres en ese cementerio.

Ocho, para ser precisos.

Espero que algún loco los rescate del olvido, que es la última de las muertes.



9 comentarios:

  1. Desde luego que se rescataran,tiempo al tiempo Mayte
    Ya lo verás
    Son demasiado bonitos para ir a un cementerio o para olvidarse de ellos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero no te parece que hay demasiados libros que nadie lee allí?

      Hsy una cita, no recuerdo ahora de quién es: "El mundo esta lleno de libros preciosos que nadie lee".

      Besos

      Eliminar
    2. Si,eso es verdad
      Hay tantos,que en mi caso,que me encanta leer,seguro que me dejo muchos,me encantaría poder leer más.
      Pero te entiendo perfectamente y llevas toda la razón,es una pena

      Eliminar
  2. ¿Te vale con un solo loco que se lea uno solo de los ocho y le deje un recuerdo imborrable?

    ResponderEliminar
  3. Ay, Mayte! Hace unos días mantuve esa misma conversación con una amiga... ¡Qué pena! Sobre todo ,si escribes. Pero bueno mejor pensar en la marca que habrá dejado en alguien, no en lo que ha costado poner el punto y final y todo lo que viene después para que en unos meses nadie lo recuerde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿qué huella dejas si has dejado de existir casi nada más nacer? Llevo tiempo dándole vueltas a eso.

      Besos

      Eliminar
  4. Estoy completamente de acuerdo con María José y contigo. Hay demasiados libros y una se acaba perdiendo auténticas joyas entre la maraña de libros que allí hay porque son demasiados y porque no dan las horas del día para todo lo que una quisiera. Yo leería mucho más si pudiera. Y conste que leo varias horas (cuatro o más) todos los días del año. Pero tengo una cantidad de libros pendientes que creo que me daría para bastantes meses sin volver a comprar ninguno (siempre me prometo no comprar hasta ir acabando los que tengo y nunca lo cumplo). Los tuyos los tengo todos; sólo me faltan por leer los de Brianda. Y tengo que acabar «La arquitectura de los sueños», que me encanta pero lo voy leyendo despacio para aprenderlo bien y porque leo tres o cuatro libros a la vez, siempre.
    En fin, que es una pena que haya tantos buenos libros que no vayan a ser leídos nunca. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, Brianda es mi ojito derecho porque sudé tinta para escribirlo. Ojalá te guste. Ya verás que se disfruta aún siendo mayor.

      Besos

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?